En 2006 nació en Barcelona Cooltra, un nuevo concepto de ver la movilidad: a dos ruedas y por días. Desde entonces el crecimiento de la empresa ha sido constante hasta posicionarse como líder europeo en soluciones de movilidad a dos ruedas.

Nos dedicamos al alquiler de motos por días, meses y también, a nuestros servicios, hemos incluido el renting para pequeñas y grandes compañías. A lo largo de estos más de diez años Cooltra ha impulsado compañías como ecoScooting, la primera empresa de mensajería sostenible a dos ruedas y eCooltra, el Motosharing más grande a nivel Europeo con presencia en cuatro ciudades.

Actualmente más de 350 personas trabajan a diario para poder ofrecerte el mejor servicio. Contamos con una flota de 11.000 motocicletas (2.000 de ellas eléctricas), tiene presencia en 5 países y cuenta con 20 delegaciones propias y más de 100 puntos de alquiler en el sur de Europa.

En 2006 nació en Barcelona Cooltra, un nuevo concepto de ver la movilidad: a dos ruedas y por días. Desde entonces el crecimiento de la empresa ha sido constante hasta posicionarse como líder europeo en soluciones de movilidad a dos ruedas.

Nos dedicamos al alquiler de motos por días, meses y también, a nuestros servicios, hemos incluido  el renting para pequeñas y grandes compañías.

 A lo largo de estos más de diez años Cooltra ha impulsado compañías como ecoScooting, la primera empresa de mensajería sostenible a dos ruedas y eCooltra, el Motosharing más grande a nivel Europeo con presencia en cuatro ciudades.

Actualmente más de 350 personas trabajan a diario para poder ofrecerte el mejor servicio. Contamos con una flota de 11.000 motocicletas (2.000 de ellas eléctricas), tiene presencia en 5 países y cuenta con 20 delegaciones propias y más de 100 puntos de alquiler en el sur de Europa.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Viajar sin maletas y con todo el equipaje es posible

No mentimos al decir que, en ocasiones, lo que más nos molesta de las vacaciones es arrastrar maletas. Queremos desplazarnos cómodamente pero no podemos porque vamos con el lastre del equipaje.  Y es que cuando vamos de visita a una ciudad, no hay nada que apreciemos...