El Gobierno de las Islas Baleares ha decidido apostar por la sostenibilidad y enfrentar en primera persona el cambio climático, y obligará a partir del 2030 a todas las empresas de alquiler de vehículos a cambiar su flota por una totalmente eléctrica.

El objetivo es obtener un decrecimiento del 35% en emisiones nocivas en el aire. ¿Y cómo funcionará este cambio? Las empresas tendrán tiempo hasta el 2020 para preparar su flota y sus negocios. A partir de este año, serán obligadas a incluir en su flota un 10% más de vehículos eléctricos cada año, hasta llegar al 100% en 2030.

¿Por qué estas normativas?

 

El Gobierno de las Islas Balearias se está adaptando a los Acuerdos de París y a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que determina que en 2050 todos los vehículos y el transporte en carretera en la Unión Europea no podrá emitir dióxido de carbono.

Las Baleares es una de las regiones que ha elegido poner en marcha estas normativas. El motivo es simple: el tráfico en las islas de Ibiza, Mallorca, Menorca y Formentera – sobre todo debido al turismo –  es en la mayoría de ocasiones con coches y motos de alquiler de diésel o gasolina, y esto hace aumentar muchísimo la polución y calidad medioambiental de estos destinos.

Las consecuencias de estas acciones serán sólo positivas. Sin contaminación de dióxido, todos los ciudadanos podrán disfrutar de un aire puro y mejorará la salud de todos, que ahora está afectada de la polución, con enfermedades directamente relacionadas a la contaminación del medio ambiente.

Otras ciudades de España ya han apostado para educar sus ciudadanos a un estilo de vida más sostenible. Es el caso de Barcelona que a partir del día 1 de diciembre prohibirá a los coches más contaminantes de entrar en el centro de la ciudad.

Pin It on Pinterest

Share This