Desde la misma app de eCooltra, el nuevo servicio de bicicletas se suma al de motosharing para ofrecer una opción ecológica de transporte a quienes no tienen carné o prefieren pedalear por la ciudad, con la comodidad de aparcarlas allí a donde vayas.

Hoy más que nunca los desplazamientos al aire libre son la primera opción de los ciudadanos en la nueva normalidad, es así como el nuevo lanzamiento de bicis eléctricas de Cooltra llega en un momento más que oportuno. Desde esta semana, la Ciudad Condal cuenta con una flota de 300 bicicletas eCooltra, que irá creciendo en los próximos meses hasta tener más de 600. Este nuevo servicio se suma a la oferta de motosharing 100% eléctrico que desde el año 2006 la compañía pionera en movilidad sostenible ofrece en Barcelona y otras 5 ciudades europeas.

La única diferencia entre la reserva de bicicletas compartidas y de motos es que para desplazarse en una bici eCooltra no es necesario tener carné de conducir y el único requisito es ser mayor de edad. Así, este nuevo servicio de bicicletas compartidas se plantea como una nueva opción de movilidad sostenible para aquellas personas sin carné que necesiten un complemento al transporte público.

Bicis eléctricas sin preocupaciones por el aparcamiento

Las bicis eCooltra son eléctricas y llegan a una velocidad de 25km/h. El mismo equipo de profesionales que se encarga del mantenimiento y recarga de las baterías de las motos realizará el mantenimiento de las bicis, usando también furgonetas impulsadas con energía verde para garantizar un servicio sostenible y respetuoso con el medio ambiente. Las bicis se pueden utilizar por la misma zona geográfica permitida para las motos y todo el proceso se realiza desde la misma app.

La modalidad para utilizar una bicicleta eCooltra empieza por reservar la bici más cercana mediante la app y desbloquearla desde el móvil. Una vez acabado el recorrido se debe dejar la bicicleta anclada en un aparcamiento público de bicis, las estructuras metálicas con forma de “U invertida” repartidas por la ciudad, y hacer una fotografía desde la app para que quede constancia de que la bici ha sido bien estacionada. Esta opción es un destacado beneficio del servicio, ya que los aparcamientos públicos de bicicletas se encuentran muy bien distribuidos por toda Barcelona, lo que proporciona flexibilidad y tranquilidad al momento de desplazarse.

Este nuevo servicio solucionará situaciones como las de un día de verano, cuando muchos barceloneses deciden ir a la playa en bicicleta. Al llegar allí no solo no será necesario preocuparse por dónde aparcarla (porque se encuentra sitio fácilmente) sino que se puede cerrar el viaje desde el móvil y sin preocuparse del vehículo. Son muchas ventajas a la vez: hacer ejercicio, cuidar el aire de la ciudad, evitar problemas y gastos innecesarios que pueden ocasionarse con un vehículo propio.

Prevención ante la COVID-19 y la desescalada

A raíz de la crisis de la COVID-19, eCooltra aumentó las medidas de prevención e higienización de las motos. Estas medidas ahora se aplican también al servicio de bicicletas. No obstante, el uso de guantes es recomendable, así como evitar tocarse la cara durante el viaje, con o sin guantes, y lavarse las manos una vez se llegue al destino.

Pin It on Pinterest

Share This