La Guardia Urbana de Barcelona ha sustituido la mayor parte de sus flota de motos ‘trail’ para prestar servicio en la montaña por un nuevo modelo eléctrico: ha adquirido 11 vehículos y mantiene sólo cinco de gasolina, ha explicado el gerente de Seguridad del Ayuntamiento, Jordi Samsó.

Las nuevas motos prestarán servicio en los distritos de Sarrià-Sant Gervasi, Horta-Guinardó y Nou Barris, en el marco de la vigilancia forestal y de los interiores de los parques urbanos, ha explicado en declaraciones a los medios.

Ha resaltado que, con esta adquisición –en régimen de ‘renting’–, más de 30% de la flota de la Guardia Urbana son vehículos híbridos o eléctricos, de un total de 542 vehículos de los que dispone el cuerpo policial.

Las nuevas motos eléctricas –del modelo Zero FX Eléctrica de Cooltra– cuentan con una autonomía de 146 kilómetros, pueden alcanzar una velocidad máxima de 137 kilómetros por hora y han implicado una inversión de unos 200.000 euros, han detallado fuentes municipales.

Samsó ha señalado que, además de ser respetuosas con el medio ambiente, estas motos eléctricas también permitirán evitar molestar a los ciudadanos que pasean y hacen actividades en las zonas forestales, ya que son silenciosas.

 

Noticia publicada en Europapress

Pin It on Pinterest

Share This